El cannabis

procede de una planta llamada Cannabis sativa L, que se cultiva en zonas templadas y áreas tropicales cuya principal sustancia química psicoactiva, que altera la mente, es el delta-9-tetrahydrocannabinol (THC). Esta sustancia se encuentra en una resina que se prepara con los tallos y las hojas de la planta femenina del cannabis. Además del THC, contiene más de 100 compuestos relacionados con este, llamados cannabioides. Es el THC el responsable de que el cannabis sea una droga altamente adictiva.

Habitualmente se consume por inhalación, pero también en infusiones e incluso con la comida. De una forma u otra, más rápido en la primera, el THC pasa al torrente sanguíneo y de este al cerebro. Cuando el consumo es semanal o diario se puede considerar una adicción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.