Cannabis sativa

Los humanos han cultivado desde tiempos prehistóricos esta planta por sus numerosos usos: como fuente de fibra textil, para extraer el aceite de sus semillas, como planta medicinal —hay registros escritos sobre este uso que datan de 2737 a. C.—,3​ y como psicotrópico.

Su fibra tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestimenta, cuerdas, textiles industriales y para obtener pasta de papel. El aceite de sus semillas —los cañamones— que no contiene cannabinoides se puede usar como combustible y alimento. Las semillas enteras, o los restos que quedan tras la extracción del aceite se usan como alimento para mascotas y para el ganado.

Muchas de las variedades del cannabis tienen propiedades psicoactivas. Se suele llamar «cáñamo» a las variedades con bajo contenido en THC, usadas para extraer sus fibras. «Marihuana» es un término empleado para denominar a las variedades que contienen THC, y a sus cogollos, que son las inflorescencias no fecundadas de los pies femeninos, en cuyos pelos glandulares se sintetizan y acumulan cannabinoides en mayor proporción que en el resto de la planta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.